Tips para ser el mejor anfitrión


La atención personalizada con tus invitados, un ambiente agradable con

música y un buen vino, son algunos de los elementos que te convertirán en

el mejor anfitrión de la noche.


Quien se considere un buen anfitrión sabe que el éxito de cualquier evento

radica en los pequeños detalles, pero sobre todo, en hacer sentir cómodos

a tus invitados. Para ser un gran anfitrión, no necesitas vivir en una casa lujosa.

Con la creatividad y el encanto que refleja nuestro propio estilo, y algunos

trucos sobre cómo se debe hacer, tu fiesta será un éxito.


Ten en cuenta estos consejos para ser el mejor anfitrión.


¿Cómo calcular cuanto vino tienes que comprar?


Para poder decidir la cantidad de vino que hay que comprar debes que tener

en cuenta:


• El número de invitados.

• Los vinos que más les pueden gustar a tus invitados.

• Si será de día o de noche. El consumo por persona de día, es de 4 a 5 copas,

cantidad mayor a la de por la noche.

• Si la mayoría de sus invitados es gente joven, deberán calcular hasta 6 copas

por persona.


Número de copas por botella


Vino Blanco / 7 a 8 por botella

Vino Tinto / 6 a 7 por botella

Champaña / 7 por botella


La forma de la copa es un factor tan importante como la temperatura

de servicio del vino.




Copa para vino espumante


Una copa para el vino espumante o espumoso habitualmente tiene

una forma de flauta. Es larga y estrecha para retener la carbonatación y

capturar el sabor de la bebida. Las copas están disponibles en cuatro

formas diferentes: semi flauta, flauta estrecha, flauta alta y copa.


Algunos expertos dicen que en realidad no es necesario usar flautas,

sino solo copas para vino blanco. Esto permite sentir más los aromas,

aunque las copas flautas están especialmente diseñadas para potenciar

las burbujas en el vino y disfrutarlo hasta el máximo.


Copa para vino blanco


Una clásica copa para vino blanco tiene un tazón en forma de letra U y

más recto que una de tinto. Esta forma permite mantener una temperatura

fresca del vino que y de esta forma poder apreciar sus cualidades.


Copa para vino tinto


Los dos más típicos ejemplos de copas para vinos tintos provienen de

Burdeos y Borgoña. Una copa de Burdeos es más alta, pero su tazón

no es tan grande. Está diseñada para los vinos con más cuerpo,

como Cabernet Sauvignon y Merlot. La altura de esta copa permite

que el vino se dirija directamente a la parte posterior de la boca para

maximizar su sabor.


En términos generales, una copa de vino tinto es más grande que una

de blanco. Esto permite sumergir la nariz en el tazón para detectar los

aromas. Por otra parte, una copa de Borgoña es para vinos con cuerpo

más ligero, como el clásico y elegante Pinot Noir. No es tan alta como

la Burdeos, pero su tazón es mucho mayor, dirigiendo el vino a la punta

de la lengua para degustar sus más delicados sabores.



Guía de maridaje


Comida picante


Si bien para el ideario popular mezclar bebidas alcohólicas con comida muy

picante y condimentada puede resultar una mala idea (sobre todo, por pensar

que traerá problemas o molestias digestivas) a partir de una buena guía se

pueden contrastar temperaturas y diferentes sabores que harán de la

experiencia en el paladar algo único.


Para un maridaje con chile y platos típicos mexicanos nada mejor que Sauvignon

Blanc.


Comidas tailandeses y chinas


Los toques dulces de los vinos de la variedad Riesling ayuda a aplacar lo fuerte

del chile y armoniza las salsas dulces.


Comida india y del medio oriente


Los vinos Garnacha y el Syrah combinan en forma excelente con los especias

bien terrosas como el comino, el cilantro, el hinojo o el cardamomo.




Comidas dulces


Por muy raro que parezca, el chocolate y el vino tinto realizan un

gran maridaje. El amargor de los chocolates más negros potencia

el sabor de vinos elaborados con la variedad de uva Cabernet

Sauvignon, Tempranillo o Merlot (vinos con toques a frutos rojos

pasificados).


Las cremas y tortas pueden acompañarse con vinos espumosos

secos o incluso vinos tintos jóvenes para conseguir limpiar y refrescar

el paladar y evitar que el postre empalague.


Con los helados cremosos combinan bien los vinos más dulces (por

ejemplo los elaborados con la uva mosnastrell) o con los espumosos

semisecos.


Las frutas dulces se pueden combinar con vinos elaborados con la

variedad de uva moscatel. Con frutas más cítricas (piña, frambuesas,

naranjas) podremos beber vinos elaborados con uva Sauvignon blanc

o verdejo.



Pescados y mariscos


Generalmente se recomiendan los vinos blancos para los pescados y

los mariscos, pero esto siempre dependerá de su preparación.

Por ejemplo, el pescado con salsa roja se come muy bien con un vino

Pinot Noir. El pescado cocido o frito y los calamares se acompañan

perfectamente con vinos blancos secos, al igual que la langosta

cocida y la centolla. Las ostras, las gambas, la langosta a la plancha,

los langostinos, los cangrejos de río y los mariscos en general van

bien con vinos blancos secos ligeros. En general, los mariscos y el

pescado a la parrilla no solo marida con los blancos secos sino

también con los rosados secos.


Pastas y pizzas


En todo el mundo se pueden encontrar pastas y pizzas preparadas

de las formas más diversas: incluyen desde verduras hasta pescados,

mariscos y carnes, pasando por queso rallado.


En estos platos se combinan la mayoría de los condimentos y sabores.

Por lo tanto, se pueden acompañar con todo tipo de vinos

(blancos, rosados o tintos), en función de sus ingredientes.

La salsa desempeña aquí un papel muy importante.




¡Esperamos que con estos tips y guía de maridaje, disfruten tu

y tus invitados de una velada espectacular!


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
CONTACTO

hola@tusommelier.com

+57 3187077526

SOCIAL
  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
Condiciones de Uso y Política de Datos Personales