Los años prohibidos

Entre 1.920 y 1.933 fue aplicada en Estados Unidos la Ley de la Prohibición por una enmienda que dictaba el veto a las bebidas alcohólicas, su importación, exportación, venta y producción.

Cerca de 1.850 Estados Unidos acogió a millones de inmigrantes provenientes de países de toda Europa que escapaban de la guerra y pobreza y buscaban una nueva oportunidad en tierras norteamericanas. Fueron motores de la economía de la época empleándose como obreros rasos en la construcción de América del Norte; junto con los inmigrantes venía una cultura propia en la que las bebidas alcohólicas hacían parte de la cotidianidad de los habitantes,misma que también estaba bien instalada entre los locales.


Motivados por varios hechos que eran desencadenados por el exceso de alcohol entre los vecinos, los puritanos, las mujeres católicas y varios grupos políticos extendieron su voz de protesta, alegando que el alcohol era causante de los más reprochables actos, siendo uno de los más documentados el caso de un inmigrante italiano que golpeó a su mujer en estado de embarazo, dejando secuelas en su hijo posteriormente. Estos hechos que eran repudiados por la sociedad, fueron la bandera para quienes elevaron su voz de rechazo al alcohol; de esta forma se estableció la enmienda que vetaba por completo el consumo y expendio de bebidas alcohólicas, limitando su presencia a las fiestas religiosas y a algunas medicinas. Fue entonces como el “movimiento de la templanza” triunfó y empezó la época de la abstención.



Sin embargo, una fuerza incontrolable se apoderaba de las calles y de la demanda que aún existía a pesar de la prohibición: las mafias existentes se apoderaron entonces del negocio del contrabando, muchas casas clandestinas hacían su propio alcohol, entre otras consecuencias de esta ley. Y es que la oferta caía pero la demanda estaba tan vigente que era imposible que solo la prohibición detuviera al bebedor cotidiano. La historia documenta cómo de 1.900 presos en Chicago, el número se duplicó en corto tiempo y luego pasó a desbordar las cárceles. Fue peor el remedio que la enfermedad.




De este periodo además de la violencia, el contrabando, el fortalecimiento de las mafias y otros hechos sociales muy intensos, podemos destacar también la creación de algunos de los cocteles más icónicos del mundo y del nacimiento de los “speak easy”, lugares clandestinos con una fachada cualquiera: una floristería, un local de perros calientes, que solo lo eran para los incautos y que con algo de suerte y una contraseña abrían sus puertas traseras para dar paso a bares llenos de colorido, cocteles y fiesta.


Hoy en día en la ciudad de Nueva York todavía se puede visitar uno de los lugares de culto en esta modalidad: el PDT (Please don´t tell).
















Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
CONTACTO

hola@tusommelier.com

+57 3187077526

SOCIAL
  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
Condiciones de Uso y Política de Datos Personales